sábado, 23 de febrero de 2008

THE AFGHAN WHIGS: INJUSTAMENTE IGNORADOS


Para hablar de The Afghan Whigs (haciendo una reverencia la vez que pronuncio su nombre) antes que nada debo volver la vista atrás y recorardar ese gran programa de TV que tantas cosas me descubrió: Metropolis en La 2. Un día cualquiera estaba viendo la tele y emitieron un reportaje sobre un nuevo estilo de música que se estaba fraguando en Seattle: el grunge. Se habló de grupos como Green River, Mother Love Bone ...etc a pesar de la contrastada calidad e influencia de los anteriormente citados a mi me llamó la atención un grupo de Cincinnati que en su video musical salían cantando debajo de un lavabo, concretamente era la canción "Turn On The Water", me cautivó su estilo, esa voz rasgada, ese piano, en fin, todo. Presto me puse a investigar (ni que decir tiene que por aquella época internet aún era una idea, corría el año1992). En una tienda de discos, que antiguamente eran los santuarios donde uno acudía a informarse me compré en vinilo su disco "Up in it", editado por Sub Pop, sello abanderado del grunge. Canciones como "You my Flower" o "I Know your Little Secret" ya apuntaban lo que el grupo podía ofrecer. Después de ver el vídeo por la tele yo quería hacerme con el disco en el que tocaban la dichosa "Turn on the Water". Me hice con él y con "Congregation" (Sub Pop) mis espectativas hacia la banda fueron sobrepasadas, estaba ante un grupo distinto, con una propuesta innovadora y que me llenaba e incluso me llegaba a entusiasmar. Mi sorpresa fue mayúscula cuando descubrí en un cartel en la calle que el grupo vendría a tocar en directo a Madrid. El día 16 de Abril de 1993 asistí en la sala Revolver a un acontecimiento histórico, un concierto de Afghan Whigs, no se llenó, pero era igual, todos los allí congregados guardaremos siempre el show en nuestra memoria. También guardo varias anécdotas personales de aquel día que en otra ocasión contaré. Debido a esas anécdotas y que están relacionadas con el concierto como con su siguiente disco esperé impaciente a comprarlo. "Gentleman" (Elektra) seguía en línea ascendente y estaba un escalón por encima de sus anteriores trabajos, afianzándose en su particular estilo que mezcla rock con soul y rhythm and blues.


¿Tenían límite de calidad estos tipos?. Por lo visto no. "Black Love" (Elektra) supuso una auténtica revelación para mi. El disco no es que sea un 10, ¡es un 11!. Perfecto de principio a fin, una joya de la música que ha pasado sin pena ni gloria, algo que me cuesta tanto entender... (al escuharlo no paraba de repetirme, "joder que buenos son, ¡qué clase!). Si usted ama la música, hágase un favor, escuche este disco, me estará eternamente agradecido. Es una lástima que este grupo haya sido tan infravalorado y casi casi ignorado. Se escapa de mis entendedaras visto lo visto en el panorama musical de la época.
En la misma fecha que se publicó "Black Love" los Whigs tuvieron la suerte de dar el salto a la gran pantalla de la mano de Ted Demme en Beautiful Girls, aunque sólo fuera a modo de cameo, allí los tenemos en el bar interpretando las versiones de Barry White "Can´t Get Enough Of Your Love" y de Frederick Knight "Be For Real", ambas incluídas en la banda sonora de la película (en la cual también destaca el tema "Suffering" interpretato por Satchel).
Después del poco éxito de ventas (aunque sí de crítica especializada) dejaron Elektra y editaron "1965" en Columbia. Un trabajo más flojo que los anteriores pero en el que seguían destilando calidad y buen hacer. Lamentablemente el grupo desapareció después de este disco pero sus miembros siguen vinculadoa al mundo de la música con distintos proyectos.



Greg Dulli se encuentra al frente de The Twilight Singers y comparte grupo con Mark Lanegan en The Gutter Twins (en Abril visitarán España, no os los perdáis) Dulli entre otras cosas también colaboró como cantante y guitarrista en la banda sonora de "Backbeat", John Curley toca el bajo en The Staggering Statistics y Rick McCollum es el líder (guitarrista, cantante y compositor) de Moon Maan.



Video Turn On The Water (Congregation)




Video Honky´s Lader (Black Love)

Discografía:

Para más información sobre el grupo:

http://es.wikipedia.org/wiki/Afghan_Whigs

http://www.summerskiss.com/

Reseña de Twilight Singers en Londres:

http://cuantoyporquetanto.com/htm/planetasonoro/cronicas/twilightsingers.htm


4 comentarios:

Anónimo dijo...

No me gustan, compadre. Pero......... ¡Algo tendrán! si a ti te gustan tanto.

Shinigami dijo...

Lo que he puesto son simplemente dos canciones de muestra, pero escuchar "Black Love" de una sentada es toda una experiencia. Aunque toda opinión es respetable.

Rijoso dijo...

Los Afghan Whigs merecen la misma consideración de los actos inútiles y desinteresados, de esos que llenan una vida.
La primera vez que los escuché, reconozco haber sentido antipatía por la voz arrogante y áspera de Gregg Dulli. No me gustaba lo que decía, ni cómo lo decía. Pensé que la banda tocaba, eso sí, de maravilla, que los riffs de guitarra eran apabullantes y que se podía ser mucho más duro en esencia que todos los Fear Factories y todas las Sepulturas desde el fondo de un local que apestara a gin tonics, en lugar de a orines.
Tardé un poco en comprender de qué iba el señor Dulli, pero una vez que lo entendí, fue como si descubriera un secreto.
Porque secreto es el genio de los Afghan Whigs, la que quizá es junto con los Screaming Trees la banda más infravalorada de los magníficos 90, una década de rock and roll. ¿Alguien se acuerda de cuando se entraba en bares "de moda" y se escuchaban guitarras eléctricas? Cuesta creerlo, y sin embargo así fue.
Escuchar de un tirón el Black Love, siguiendo las letras, viendo desvelarse el argumento de esa historia de cine negro, fue como encontrar actuando en un teatro de mala muerte a James Cagney, Lauren Bacall y Humphrey Bogart, lejos del gran público, igual de geniales que en el recuerdo en blanco y negro de sus clásicas películas.
Lo escuché una y otra vez, como sólo me he entregado a unos pocos discos en mi vida. Y mereció cada minuto que le entregué, porque las letras y la música eran tan certeras como las balas que habían matado a los personajes de las fotos con las que se ilustraba el libreto del cd. Todo era clásico, intemporal y sórdido.
El Black Love es un disco clásico, de culto porque por desgracia sólo lo conocen y aman unos pocos. Decir que es de culto se ha convertido en una especie de consuelo para quienes aman algo que los demás desprecian. A mí no me consuela ni me importa. Querría que el Black Love entrara en las listas de los mejores discos de rock de los 90. No ocurrirá nunca, y a veces pienso que el fracaso de esa obra maestra fue el comienzo del fin para los Afghan Whigs.
Por suerte, tras su separación, Dulli siguió haciendo lo que sabe: poner la vida de los personajes secundarios del cine negro en canciones oscuras, llenas de clichés, magníficos y brillantes. Me gusta que alguien haga rock de género, noir rock si queréis.

Shinigami dijo...

Amén Rijoso-